DESDE 1955 EN BOLIVIA SE INSTRUYÓ EL 12 DE ABRIL COMO “DÍA DEL NIÑO”, CON EL DESAFÍO DE DISMINUIR LOS ÍNDICES DE NIÑOS QUE VIVEN EN LA POBREZA.